El espolón calcáneo

Un espolón calcáneo es una formación ósea que se da en el hueso calcáneo, es decir, en el talón. Es una patología por la que crece un bulto en el pie que no es más que una calcificación del músculo de la zona de los talones. El dolor se produce por la inflamación de los tejidos del lado de ese hueso y nos impide realizar actividades cotidianas. Pero, ¿por qué aparece? Básicamente surge a causa de la edad, es lo más habitual. Pero es común a su vez en personas jóvenes que se ven obligadas a pasar mucho tiempo de pie. Tener unos kilos de más es también un factor a tener en cuenta. También es habitual entre personas con un tendón de Aquiles poco elástico, por lo que muchas veces escapa de la prevención. Dependiendo de la anatomía y de las características del pie, puedes tener mayor o menor riesgo de sufrir el molesto espolón calcáneo. Este presenta ante todo unos dolores punzantes cuya intensidad depende del esfuerzo que hagas. El dolor es más fuerte por las mañanas, sobre todo cuando apoyamos el talón por primera vez. Al estar tantas horas inactivo, ese primer paso es siempre bastante doloroso. El dolor está localizado en un punto concreto del talón, y lo identificamos muy bien.

A la hora de aliviar el dolor de un espolón, los ejercicios de estiramiento resultan muy útiles y ayudan a acelerar su curación. Existen varios remedios caseros para curar los espolones. El objetivo de todos estos ejercicios será relajar los músculos que lindan con el espolón, pero para que resulten efectivos debes ser constante y realizarlos cada día.

Uno de estos ejercicios consiste en mover el pie lentamente arriba y abajo sobre la espinilla de la otra pierna. Se debe tratar de rodearla con los dedos. Este otro ejercicio es bien fácil. Siéntate en una silla o en el sofá para no perder el equilibrio. Después, pon una toalla en el suelo frente a ti e intenta cogerla con los dedos del pie. Esos sencillos movimientos te ayudarán a recuperar la movilidad y aliviar el espolón calcáneo. Repítelo unas 3 veces al día.

Otro ejercicio muy sencillo y relajante es el siguiente: llena una botella de agua y métela al congelador. Una vez congelada, la ponemos en el suelo sobre una toalla. Pon el pie sobre ella, donde sufras de espolón calcáneo, y hazla rodar sobre la planta. Este movimiento repetitivo debe durar al menos 5 minutos. Hazlo tres veces al día.

Este tipo de ejercicios basados en sencillos estiramientos son muy efectivos. Por las noches puedes ayudarte de un tipo de férulas muy adecuadas para tratar el espolón calcáneo. Son un tipo de vendas que encontrarás en las farmacias. Debes tener paciencia y seguir unas pautas adecuadas para poder recuperarte por completo.

 

 

Si el problema persiste habrá que recurrir a una pequeña operación. Hoy en día existen técnicas muy novedosas para operar los espolones. Una de ellas consiste en un choque de ondas magnéticas en los tendones inflamados. Este tipo de intervención se realiza con mucho éxito y no precisa de bisturí para deshacer el espolón. Tras ello se aplica un plasma rico en factores de crecimiento para favorecer que los tejidos se regeneren.

 

Cuida tus pies con una buena higiene y recurre a la atención especializada del podólogo cuando sea necesario. Mantén tus pies secos y frescos de una manera natural, cómoda y saludable. Las plantillas anatómicas extraíbles Naturdry, totalmente transpirables y compuestas de fibra de bambú de origen natural te ayudarán, y además conseguirás el confort necesario para ellos. Unos pies sanos y cuidados te ayudarán a sentirte bien. Naturdry: confort a cada paso.

 

 

 

 

 

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment: